Modelo Nacional para la Competitividad

De 1990 a 2007, el Modelo Nacional para la Calidad Total fue el corazón de la cultura de la calidad total y la mejora continua. Desde entonces, el Consejo Técnico asumió el compromiso de mantener este modelo a la vanguardia, para responder adecuadamente a la dinámica de los retos macro y microeconómicos que enfrentan las organizaciones mexicanas.

El Modelo Nacional para la Calidad (ahora para la Competitividad), fue el tercero en el mundo y ha mantenido desde su creación un cuestionamiento consistente de paradigmas de administración, convirtiéndose en guía para el diseño de otros modelos de Calidad en el mundo.

Fue el primero en incorporar la Responsabilidad Social como un elemento importante para la sustentabilidad de la organización, lo que ha permitido incorporar a las cadenas de proveedores al proceso y orientar el desarrollo sustentable de los ecosistemas y de las propias comunidades.

De esta manera, en 2008 se lanza el Modelo Nacional para la Competitividad© (MNC) que es el resultado de un profundo proceso de investigación y que marca un paradigma respecto a los modelos de gestión. Su innovador enfoque lo ha convertido en referencia obligada para el rediseño de más de 70 modelos internacionales de gestión.

El MNC es una guía directiva aplicable a todo tipo de empresas e instituciones sin importar su tamaño o actividad, que tiene por objeto provocar una reflexión estratégica que incida en el desarrollo de capacidades y ventajas competitivas difíciles de imitar, para mejorar, aprovechar y responder a las oportunidades del entorno en el que operan.

El MNC visualiza a la organización de forma integral, es por ello que está estructurado en las tres grandes áreas que debe contemplar la gestión organizacional: la medición de los resultados de competitividad y sustentabilidad; la reflexión estratégica sobre el rumbo de la organización —definición del mercado, la caracterización de sus clientes, los resultados de la planeación estratégica y la administración de sus recursos humanos y de su conocimiento—, y por último, el despliegue o ejecución de la estrategia.

Autoevaluación Directiva

Como muestra del nivel de reflexión que deben realizar los directivos que participan en el PNC queremos presentarles la siguiente autoevaluación que es un primer acercamiento al proceso.

1. ¿El rumbo definido llevará a mejorar la posición competitiva de su organización?

2. ¿Las prioridades identificadas están alineadas a la visión y cultura de la organización?

3. ¿Tiene certeza de cómo afectarán los cambios del entorno y mercados a la visión?

4. ¿Cómo mide el éxito de sus estrategias?

5. ¿Estas estrategias se sustentan en un modelo de negocio?

6. ¿La innovación continua es un elemento clave para mantener sus ventajas competitivas y la lealtad de sus clientes?

7. ¿Cómo alinea los recursos, talento y procesos a las estrategias?

8. ¿Cómo se asegura que la ejecución de dichas estrategias se realice dentro de niveles óptimos de costo, eficiencia y productividad?

9. Si hubiera un cambio en el entorno, ¿cuánto tiempo tardaría la organización en responder o adaptarse?

10. ¿Cómo preserva o mejora la posición de la imagen de su organización ante la sociedad?

Seguramente esta autoevaluación le habrá ayudado a identificar algunos de los retos actuales de su organización. Lo invitamos a conocer más de cerca el MNC y los beneficios que le puede brindar el aplicarlo, a través de nuestro portal

www.competitividad.org.mx

Bookmark and Share

Deje un Comentario

Edición Digital

Video

Cydsa